¿Quiere estimular su sistema inmunológico? Una dieta saludable es un comienzo importante

Los temores sobre el coronavirus están aumentando, y parece que hay poco que nos aconsejen hacer entre lavarse las manos regularmente y aislarse. Pero otra forma en que podemos ayudar a ponernos en la mejor posición para evitar el virus, y cualquier otro virus de resfriado y gripe, es a través de nuestra dieta.

Nuestro sistema inmunológico sigue siendo un misterio para los científicos. Pero sí sabemos que es un sistema complejo e interconectado que incorpora muchos órganos y funciones.

El sistema inmune consta de dos partes. Primero, el sistema inmune innato, que es a lo que se enfrentan los virus cuando invaden nuestros cuerpos. Este sistema elimina las células invasoras, antes de que el segundo sistema, el sistema adaptativo, se dirija a los patógenos con los que el cuerpo ya ha tenido contacto para crear células de memoria de otras nuevas, para que el cuerpo pueda combatirlas si se atreven a regresar en el futuro.

Esto explica por qué la mayoría de nosotros solo contraerá varicela una vez. Desafortunadamente para nosotros, muchos virus, como los virus de la gripe y el resfriado común, mutan y se adaptan, confunden las células de memoria e infectan con éxito. Afortunadamente, se sabe que tanto nuestros hábitos de estilo de vida como nuestras dietas afectan la fortaleza de nuestro sistema inmunológico a través de varios mecanismos.

Hay evidencia que sugiere que las deficiencias nutricionales pueden debilitar nuestro sistema inmunológico y hacernos más vulnerables a las infecciones. Primero, debemos asegurarnos de que estamos comiendo lo suficiente; nuestros sistemas inmunes necesitan energía y los nutrientes adecuados para alcanzar su potencial.

Para aquellos que piensan que seguir estrictamente una dieta basada en plantas es suficiente, hay cosas a tener en cuenta. Por ejemplo, es un poco más difícil obtener hierro, por ejemplo, y más difícil obtener suficiente vitamina B12, en una dieta sin productos de origen animal. Para estos, y para los ácidos grasos omega 3, muchos expertos recomiendan la suplementación.

Sin embargo, se recomienda que obtengamos tanta bondad como podamos de los alimentos, en lugar de depender de suplementos, a menos que sea absolutamente necesario. Algunas investigaciones han resaltado los riesgos de sobredosis de suplementos, incluido el aumento del riesgo de algunos tipos de cáncer y el daño al hígado. Además, los alimentos tienen beneficios adicionales que los suplementos no pueden proporcionarnos, como la fibra, que está asociada con una amplia gama de beneficios para la salud, incluido un menor riesgo de muerte, diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

Si bien es razonable comer más saludable en la temporada de frío, tiene más sentido hacerlo a largo plazo. Si bien algunos estudios muestran que tomar suplementos de vitamina C y zinc durante el resfriado puede reducir su duración y severidad, comer una dieta mala y luego tratar de automedicarse con una mejor no será tan efectiva como una dieta saludable a largo plazo .

Uno de los mejores alimentos inmunoestimulantes es la fruta, debido a su alto contenido de polifenoles, especialmente flavonoides. Los estudios han encontrado que comer fruta antes del ejercicio ayuda a reducir la inflamación, el estrés oxidativo y la disfunción inmune en el cuerpo después del ejercicio. Los polifenoles también se encuentran en nueces y verduras, té y café. Pero para mantener estos beneficios, debe haber consistencia, en lugar de una solución rápida de batidos y jugos en el período previo a la temporada de gripe.

En resumen, un intestino sano puede ayudar a contribuir a un sistema inmunitario fuerte, y la clave para un intestino sano es una dieta saludable y fibra, de la que se alimentan los organismos del colon.

Una de las formas en que puede mantenerse luchando en forma es abastecerse de frutas y verduras ricas en polifenoles y ricas en vitaminas. Por supuesto, esto por sí solo no evitará la transmisión del coronavirus o cualquier otro virus, ya que también debemos estar atentos al lavado de manos y al interior cuando se presenten síntomas. Pero es una forma de garantizar que nuestro sistema inmunitario esté mejor equipado para mantenernos saludables.